Con qué limpias tu instrumento ?

Un día vi a mi madre con una botella de aceite de oliva echando unas gotitas en un trapo y dándole a un mueble antiguo de madera que teníamos en casa. Al preguntarla porqué usaba el aceite me decía que era el mejor limpiador para la madera, ya que le daba un acabado brillante y no dañaba el barniz quitando además la suciedad.

Entonces yo cabilando me dije...bueno, pues voy a probarlo en el violín, el violín es de madera valiosa y antigua, necesita algo suave que no dañe el barniz pero que quite la suciedad.

Y el efecto fue tan bueno que desde entonces ya sólo uso el aceite de oliva para limpiar el violín. Tiré el resto de limpiador del bote blanco ese Hill noséqué, que está mezclado con terpentina y que además huele que apesta para pasarme definitivamente al olor a tortilla del aceite de oliva.

El acabado queda tan brillante, que muchos compañeros en la orquesta me preguntaban qué le daba al violín, quedándose con una mezcla de asombro y extrañeza al saberlo . Se puede frotar con firmeza sin miedo en las zonas más sucias y además sólo son necesarias unas pocas gotas.

La única cosa importante que hay que tener en cuenta es que no se puede tocar las zonas del bastidor, las cuerdas o donde vayamos a cogerlo porque el aceite claro, resbala.