Curso de dirección

Estimados profesores:

Quería decirles que la convocatoria del curso de dirección ha sido estupenda. Tendremos 11 alumnos activos. Hemos tenido que ampliar el número, dada la cantidad de solicitudes.

Entendiendo que estamos en días de crisis económica, considero un esfuerzo importante pagar 950 euros por el curso. Como saben, cada alumno tendrá 200 minutos netos con la orquesta. Espero la colaboración de todos y no me cabe duda que la tendré y, además, ayudaremos a engrandecer la imagen de nuestra orquesta.

Respecto de la carta que he publicado con anterioridad, donde les comentaba que yo dirigiría todos lo conciertos de abono, solamente decirles que he arrimado el hombro con gusto y sintiéndome obligado con la orquesta. Posiblemente esto nunca me lo agradezcan, tampoco lo pretendo. Yo quisiera poder hacer muchas más cosas con la orquesta. Dirigir una temporada lírica que fuese planificada por mí. Encerrarme con ustedes en el foso a trabajar ópera y seguir creciendo como instrumento. Poder competir de tú a tú con otros fosos, a través de la progresión del repertorio: Mozart, FIdelio, Verdi, hasta llegar al Wagner temprano. En fin, este tema no es solamente cuestión de decir "todo está mal, nada funciona". Es mucho más profundo. Yo he sido siempre un luchador que mantiene la motivación hasta el último suspiro. Quiero decir con esto que tengo hoy una inmensa motivación por la temporada próxima. Creo que el repertorio habla por si solo. Espero que disfrutemos juntos y en estos tiempos difíciles, hay que mantenerse unidos por nuestra causa común: la orquesta de Córdoba. La orquesta ha de ser nuestra amistad, más allá de nuestros afectos o desafectos. No olvidemos esto nunca. Sigamos pues por el camino de siempre. Respeto y disciplina.


Un abrazo grande.

Manuel.