Un músico antes de la guerra civil

Esta semana hemos estado grabando un CD con obras de Conrado del Campo, (Madrid 1878-1953), músico, compositor español de principios del siglo XX con una buena obra poco conocida...

 Pues en uno de los ensayos al pasar una de las páginas de la partitura de mi atril de violín 2 de los "Bocetos Castellanos", me llamó la atención una anotación escrita.
Se trataba de una fecha, concretamente el 28 - 3 - 36, o sea el 28 Marzo del año 1936. Y la verdad es que muchas veces tocamos cosas muy antiguas que han estado olvidadas durante largo tiempo en alguna biblioteca o cajón de alguna parte, y que contienen anotaciones manuscritas, seguramente igual de antiguas, hechas por los músicos de atril que en su momento llegaron a estrenar la misma partitura que nos ha llegado a nosotros, o por maestros famosos que han dejado su huella. Pero es muy raro encontrar una fecha en concreto escrita en la partitura por alguien sin mucho sentido, ya que no tiene, digamos, ninguna utilidad musical.

Me gustó un poco especular con la fecha esa, e imaginarme al compañero músico que la escibió en esos momentos de los años 30 que ya sabemos eran especialmente difíciles por la inminente llegada de la guerra civil española. Y es que tan sólo faltaban 3 meses desde marzo del 36 hasta julio del 36 para que Franco diese el golpe de estado y empezasen a matarse unos a otros, dejando la música y todo lo demás aparte.

Incluso no es difícil imaginarse que ese mismo violinista que escribió esa fecha en el papel, acabase cambiando en poco tiempo su violín por un fusil y se viera metido en medio de un campo de batalla pegando tiros, involucrado en la contienda como al final le pasó a toda la gente, porque quisieran o no al final la guerra acabó afectando a toda la población.

Son todo especulaciones, claro, pero seguro que no se alejan mucho de la realidad de una época difícil que le tocó vivir a este colega músico violinista de atril, y que no dejan de ser impresionantes, ya que a buen seguro ese hombre esté ya muerto, pero ahí ha quedado su curiosa fecha escrita que se recuerda casi 80 años después.