Adios al Palacio del Sur

Hasta hace no mucho tiempo había en Córdoba sólo dos puentes que cruzaban el Guadalquivir:
Uno lo hicieron los romanos y el otro Franco.

Era una buena muestra del grado de desarrollo que teníamos en nuestra ciudad.

De repente se construyen más puentes en 15 años que a lo largo de toda la historia. Pero por ese misterioso estilo de hacer las cosas, no se finalizan como debieran. Conexión del Puente de Andalucía con la A4, o el espectacular puente nuevo de Abbas  Ibn Firnas acabado en une triste glorieta que no usa nadie.

Es un pequeño ejemplo de cómo por desgracia se planifican las cosas muchas veces. Las ideas son muy buenas, los proyectos de futuro también, pero por una cosa o por otra no se llegan nunca a materializar completamente.

Proyecto inicial Palacio del Sur

Ahora el ayuntamiento del PP va a eliminar el proyecto del Palacio del Sur en Miraflores (otro puente que acabará en un descampado ), que suponía un gran avance en el desarrollo cultural, turístico y social de los ciudadanos de Córdoba, para trasladar algo de la idea original a un polígono industrial mal comunicado, darle uso a un pabellón privado abandonado y satisfacer la demanda de unos cuantos empresarios que buscan sólo el beneficio propio.

La verdad es que los políticos nos han vuelto a defraudar, por decirlo de alguna manera. Envueltos en sus disputas eternas, continuamente echando la culpa de los problemas al otro en vez de ponerse a gestionar y a resolver las cuestiones, para generar riqueza en todos los ciudadanos, progresando y desarrollando la ciudad.

Y lo malo es que seguiremos transformando ideas que estaban muy bien en parches y remiendos incompletos, sin aprender de los errores.
Nuevo Palacio de congresos

No es sólo porque los aficionados a la música y ópera se quedan sin auditorio y la orquesta sin sede, sino porque en Córdoba no hay un espacio decente para programar grandes actos que tengan una alta repercusión. Este edificio iba a ser un proyecto que se podía convertir en un símbolo de la modernidad de la ciudad, con todo el atractivo y repercusiones que eso conllevaba de cara a la promoción y proyección de Córdoba como una de las ciudades más importantes en España.

Estamos en tiempos difíciles, sí, pero yo creo que si no hay dinero, o mejor dicho, si se es incapaz de conseguirlo o de generarlo, mejor no hacer las cosas, que hacerlas mal. Córdoba tiene muchos recursos humanos, de gente, de ideas, de espacio, de situación, de material, que están infrautilizados. Aunque bueno, en este caso ya una vez resignados, esperaremos para poder seguir con la ilusión del futuro y hacer ahora el apaño de congresos en el sitio este.

Saludos
Diego