Escalas para calentar nivel medio

El estudio de la técnica del violín se basa sobre todo en dos aspectos fundamentales:
El sonido y la afinación.
La afinación es el pilar básico y el sonido es lo que le llega al oyente. De su calidad, fuerza y expresividad dependerá nuestro resultado final.

Además al basarnos en un sistema de afinación natural, no temperado, necesitamos colocar la mano en un sitio diferente según la tonalidad. La diferencia es mínima, milímetros quizás, pero por eso es importante entrenar varios tonos.

El aprendizaje del violín es complicado y muy sacrificado al principio, porque es necesario mucho tiempo hasta que el alumno logra ubicar todas las posturas, consigue una afinación decente y empieza a dominar la técnica. Pero luego, yo creo que como compensación a todos estos sacrificios, es uno de los instumentos que mejor pueden llegar a expresar la sensibilidad de la música.

--

Estas escalas las he hecho para alumnos de primero de grado medio. Sirven para calentar y se deben de tocar diariamente antes de que empiezen con el estudio de las demás cosas.
En total son unos 10-15 minutos y hay que intentar tocarlas seguidas sin interrupciones. Si algo no sale, intentarlo una vez más y luego seguir, no insistir demasiado, porque el objetivo es como digo, calentar, y ya con el tiempo se irá logrando perfeccionar la afinación y la fluidez.

Al principio en las lentas usaremos todo el arco con un matiz de "forte", procurando igualar el sonido, evitando las distorsiones y trabajando el control total. Para eso nos ayudan mucho las dobles cuerdas, ya que obligan a matener la emisión potente y la necesidad de una buena calidad de sonido. Las dobles cuerdas son parte fundamental para el estudio y muchas veces son olvidadas por su complicación. Pero precisamente es así como logramos perfeccionar la afinación natural y la emisión del sonido, los dos pilares fundamentales como decía antes.

Al aumentar la velocidad trataremos de ir al talón o a la punta usando las notas largas como enlace, pero siempre usando todo el arco que podamos. Mantenerse en el centro en los tresillos

Tocar exageradamente legato en las rayas y muy acentuado y corto en los "martelattos". Siempre forte, pero con flexibilidad en la mano derecha, evitando la rigidez y sin saltar el arco.

Es importante no interrumpir el calentamiento al ser un ejercicio progresivo.  El tocar 15 minutos sin parar siempre forte es un ejercicio que nos hará aumentar la condición física y el aguante.

Respecto a la velocidad, si el alumno se ve apurado en las semicorcheas, puede tratar de reducir la velocidad del metrónomo, pero el objetivo debería de ser 60.

Estas escalas, trabajan las tres primeras posiciones por igual. Es un error muy común el saltarse la segunda posición. Y ese error nos llevará luego a tener problemas a la hora de tocar ciertos pasajes con una determinada digitación, o a plantear la expresión de una frase musical según la técnica disponible.

Es también otro error típico del alumno, sacar el violín y ponerse directamente a tocar una obra, empecinándose en repetir y repetir los pasajes que no salen, cuando lo que hay que hacer es empezar a estudiar y trabajar la técnica a través de las escalas. Con la dedicación del tiempo a mejorar nuestra técnica, veremos que luego esos pasajes no nos supondrán ningún problema.

Saludos
Diego