Bichos en la madera

En uno de los ensayos en el escenario del Gran Teatro, al abrir el estuche encontré dentro un pequeño bicho rojizo pululando por allí entre un pañuelo de limpieza.

Parecía el tan temido escarabajo picudo rojo que se come la madera de las palmeras, y no me hacía mucha gracia que estuviese en mi violín.


Sobre todo porque una compañera tuvo un grave problema con una hormiga termita que se había instalado cómodamente en su violín.
Ella notaba algo raro y polvillo que salía de dentro, pero no se dió cuenta de la gravedad del problema hasta que un buen día la inquilina asomó la cabeza por un agujero que ya había logrado hacer.

En poco tiempo, se había comido un montón de madera, agujereado el instrumento, escavando surcos por dentro, y dejando el violín con unos daños irreparables.

Pino seco
La madera del instrumento está expuesta a este tipo de peligros cuando tocamos por ejemplo al aire libre en conciertos o celebraciones variopintas, al ponernos debajo de palmeras, pinos y de cualquier árbol, o simplemente también puede pasar que se nos cuele algún insecto en el estuche por el suelo, las sillas o que caiga de los mismos techos de los teatros.

Estamos expuestos por todas partes.

En mi caso, el bicho no sé si realmente era el escarabajo este, porque me parecía más pequeño y al ver ahora las fotos tengo mis dudas, aunque otro colega al enseñárselo me dijo que sí que era... De todas formas no es una cuestión que hay que tomarse a broma.

Al final lo acabé liquidando, y después de examinar un poco el estuche y el violín no he encontrado nada anormal.