Muerto en el foso del teatro

Un violinista del famoso teatro ruso Bolshoi en Moscú ha muerto al caerse por un foso.

El accidente se produjo al terminar uno de los ensayos de la mañana y por lo visto las condiciones de iluminación eran escasas.

La desgracia además hizo que el hombre se quedase todo el tiempo medio muerto en la oscuridad del agujero y no fue hasta el día siguiente cuando lo encontraron y lo llevaron al hospital, pero ya nada se pudo hacer para salvarlo.

Tenía 65 años, se llamaba Viktor Sedov y llevaba 40 años trabajando en el teatro como violinista.

La noticia habla de una caída al foso desde 6 unos metros y el golpe fatal en la cabeza contra el suelo de hormigón, pero especulando un poco yo no creo que haya podido ser al foso del ensayo de la orquesta.
Porque los fosos no suelen medir más de 2 o 3 metros, y en la foto se ve perfectamente que este foso del teatro ruso Bolshoi tampoco es de los muy profundos, con lo que podría ser que al acabar el ensayo y quedarse todo a medias oscuras, con la confianza de llevar tanto tiempo trabajando allí y conocerlo bien, se haya caído a algún ascensor, montacargas, o a alguno de los muchos agujeros que hay en los teatros, sobre todo cuando son grandes.

Interior del Teatro Bolshoi con el foso de la orquesta

Es verdad que muchas veces subestimamos los riesgos que hay en los teatros. Pero esos riesgos existen y pueden causar accidentes y hasta tragedias como en este caso. Desde simples caídas en la oscuridad, golpes con esquinas o vigas traicioneras,  hasta los más aparatosos que podrían ser el peligro de incendio, asfixia por humos o problemas de evacuación en caso de alarma con tanta gente acumulada en un espacio cerrado.

El teatro ruso está investigando esta tragedia y una vez se conozcan las causas podremos saber lo que pasó y tenerlo en cuenta para el futuro.
Seguramente habrá varias causas y alguna negligencia como suele pasar en los accidentes, pero a este colega ruso ya le ha llegado demasiado tarde.