Riego por goteo casero

En las vacaciones siempre nos queda la preocupación de cómo dejar las plantas para que no se sequen.
Buscar un sitio a la sombra. Reagarlas bien antes, o incluso hasta meterlas en remojo dentro de un barreño.
También podemos poner un sencillo sistema casero de goteo que nos puede mantener las plantas húmedas por lo menos un par de días más.

Hace falta una garrafa de agua de cinco litros y unos cuantos goteos.

Hacer un agujero en el fondo de la garrafa con unas tijeras puntiagudas para que entre un pitorro del goteo de 16mm.

Ahora cogemos el tubo de goteo enchufado al pitorro después de haber calculado lo que nos haga falta y sólo queda enroscarlo a presión a la garrafa con un poco de cinta aislante o de teflón para que el agua no salga por abajo. 

Conexion goteo a la garrafa

Con esto y regulando los goteros al mínimo tendremos una autonomía de un par de días.
Parece que no son muchos, sí, pero son los suficientes para que si nos vamos una semana, la planta no se muera.

En el caso de que necesitemos más siempre podemos poner más garrafas. Y con dos o tres garrafas tenemos 15 litros y ya subimos a más días de goteo.

Hay que asegurarse de que las garrafas no se muevan y que la estructura donde las vamos a colgar aguante el peso.
Además siempre es mejor hacer una especie de ensayo general unos días antes de irnos, para probar todo el sistema y ver lo que nos puede llegar a durar el agua.

Plantas regadas por goteo

El sistema de riego por goteo es lo mejor que se ha inventado para regar las plantas y aprovechar al máximo el agua.

Al ir saliendo el agua gota a gota por el pitorro logra empapar lo mínimo la superficie, evitando la evaporación y va entrando mejor hacia el interior de la tierra donde las raices se mantienen más frescas conservando mucho mejor la humedad.

Hay unos grifos automáticos de goteo, pero yo la verdad que no me fio de dejar el grifo abierto a tope, irme de la casa y que pueda haber cualquier problema que haga estallar algún tubito y desparramar todo el agua con el consiguiente disgusto cuando volvemos.

Por eso con el sistema de las garrafas lo único que perderemos en caso de avería son los pocos litros de agua que contengan y podemos irnos más tranquilos a pasar unos días de excursión.

Saludos
Diego