Somnífero natural ecológico

A veces cuando llegamos a casa después de ensayos que acaban de madrugada, como por ejemplo ahora en la ópera de la Traviata, tenemos todavía rondando en los oídos las melodías y armonías pegadizas de las arias junto con los acordes metálicos en fortísimo o los ruídos resonantes de la música en el foso... y nos cuesta empezar a conciliar el sueño.
Poco a poco se van apagando esos ecos en nuestra cabeza y empieza el esperado descanso.

Una forma natural de encontrar la relajación es teniendo como fondo el canto de los grillos.


Los típicos sonidos en la naturaleza de las noches veraniegas son esos cri-cri-cri de los grillos. Los producen cuando frotan sus alas a la entrada de sus madrigeras.

Los machos tienen como una rugosidad en los bordes de las alas que son las que hacen ese sonido y las hembras son capaces de escucharlo desde muy lejos, sintiéndose atraídas porque poseen un oído muy desarrollado para ser insectos.


Bonita grillo hembra buscando macho cantante

En los humanos, escuchar ese sonido repetitivo de los grillos nos produce una especie de relajación que acaba provocando somnolencia, junto con el ambiente oscuro y tranquilo de la noche.

Y eso puede sobre todo deberse al rango de frecuencias en los que se mueve el sonido peculiar de estos bichos. Por lo visto la longitud de onda es similar a la distancia que hay entre nuestros oídos.

Es también muy difícil localizar de dónde provienen si te encuentras a una distancia media, y no se pueden grabar con un micrófono a no ser que sea uno bueno, porque de alguna forma se acopla el sonido y no graba. En la grabación se oye el ruído de fondo pero sin ningún grillo cantando, es curioso.

Aquí en nuestras latitudes no valoramos mucho este canto porque lo consideramos algo sin mucho valor al que no prestamos atención, pero por ejemplo en los países asiáticos sobre todo en Japón, hay una cultura muy interesante en torno a estos insectos y se les da mucha importancia.

Llegan incluso a domesticarlos y a criarlos en cautividad. Hay todo tipo de jaulas y cajas donde poder tenerlos, alimentarlos y cuidarlos como si fueran pequeñas mascotas, para así precisamente poder tenerlos en los jardines y escuchar el canto del grillo relajante en las grandes ciudades superpobladas de gente, y en donde la naturaleza sólo se puede disfrutar de esa forma.

Es un insecto muy interesante que además es inofensivo, ni pica, ni resulta asqueroso, y ni se convierte en una plaga.

Aquí puedes escuchar su canto en la noche.

Grabación del sonido del grillo
 

Pulsa aquí para reproducirlo en el navegador



Saludos
Diego