El violín del Titanic

Ponen a subasta el violín que sonó en el Titanic mientras se hundía.
La puja ganadora ha llegado al final a un millón de euros !!

Toda la historia de ese violín se conoce por sus últimos momentos cuando Wallace Hartley que hacía de director de la orquesta en el barco, siguió tocando el ya famoso hymno "Nearer, My God, To Thee", para tratar de calmar a los pasajeros, mientras se producía la evacuación y la gente se subía en los botes salvavidas o trataba de escapar como podía.

La leyenda de los músicos tocando en medio del caos se hizo famosa por la película Titanic de 1997

En la escena cuando ya se veía que el barco se hundía irremediablemente, el violinista se despidió de sus compañeros, guardó su violín en un gran estuche de cuero, se lo ató a la espalda y saltó al agua congelada.

Violín y estuche de Wallace Hartley

Y seguramente así más o menos debió de pasar porque su cuerpo muerto sería  recogido después flotando con su chaleco salvavidas puesto y atado con el estuche, encontrado junto a los cadáveres de las otras tantas víctimas del naufragio.
Pero el violín aparte de la lógica humedad y algunos golpes no sufrió grandes daños. Milagrosamente se salvó de acabar destruido en el fondo del mar gracias a su dueño.

Fue entregado a su prometida, porque tenía una inscripción chapada en el cordal en la que ponía:

"A Wallace por motivo de nuestro compromiso. De María"
Se lo había regalado en 1910.
Inscripción en el cordal

Maria Robinson guardó el violín hasta su muerte en 1939.

Luego pasó de mano en mano hasta que salió a la luz hace menos de 10 años y se autentificó.

La subasta empezó a un precio inicial de 50 libras junto con otros muchos artículos de gente del Titanic.

Pero este violín por el sentimentalismo que despierta rememorando la tragedia, rápidamente atrajo el interés y las pujas llegaron en pocos minutos a sobrepasar las 100.000 libras hasta alcanzar la cantidad del millón de euros que ofreció un coleccionista anónimo del que sólo se sabe que es británico.

Wallace Hartley

Ha sido la pieza del Titanic por la que más se ha pagado. El record hasta ahora había sido un plano del barco que se vendió en 2011 por 220.000 libras.

Realmente este violín es de esos instrumentos que por su historia tan trágica llega a tener un valor especial.