lo que no nos cuentan de las bombillas de bajo consumo

Ayer se me fundió una bombilla de las llamadas "de bajo consumo". Llevaba ya días parpadeando de una forma extraña y finalmente en un encendido hizo plas y explotó.

No fue una gran explosión, más que nada un poco de ruido, ni siquiera se llegó a romper el cristal, pero sí que fue aparatosa por la luz, y además hizo saltar los fusibles de la casa.

Lo que mucha gente no sabe es que las bombillas fluorescentes de bajo consumo tienen un gas altamente tóxico.
El mercurio....

La bombilla es en realidad un tubo lleno de gas mercurio, uno de los materiales más tóxicos y contaminantes que existen. Cierto que son unos pocos miligramos por cada bombilla, entre 1mg y 20mg, pero lo suficiente como para que puedan causar muchos problemas al medio ambiente, sobre todo si pensamos que hay millones de bombillas distribuidas por el planeta...

Primero el mercurio en estado líquido es el causante de una gran contaminación al medio ambiente por ser indisoluble en agua. Una sola gota de mercurio envenena miles de litros de agua, que luego van al mar y entran en la cadena alimentaria humana a través del pescado que no es capaz de metabolizar el metal pesado y lo va acumulando en su organismo. Todavía no hay estudios suficientemente prolongados en el tiempo para sacar conclusiones respecto a si es por ejemplo canceroso, etc, pero se sabe que en dosis suficientes es mortal.

Víctima del Mercurio Japón
Un ejemplo conocido es lo que pasó en Japón en la década de 1960 cuando una empresa vertió toneladas de mercurio al mar contaminando grandes cantidades de agua y pescado que servía de consumo. Los habitantes de la ciudad cercana de Minamata quedaron con graves secuelas y murieron envenenadas inmediatamente entre 100 y 400 personas.
Hasta 2001 se han diagnosticado casi 3.000 casos relacionados con el suceso.

Esto de los japoneses puede que nos suene demasiado lejano, por lo que la cuestión más inmediata para nosotros es el gas que tienen las bombillas que tenemos en casa.

El mercurio en estado gaseoso es altamente tóxico. Estudios han demostrado que una exposición de entre 4-8 horas al gas de una sola bombilla da como resultado dolores en el pecho, convulsiones, delirio , alucinaciones, etc. Tenemos en nuestras casas potenciales bombas venenosas de las que nadie nos advierte.

Qué hacer si se nos rompe una bombilla de bajo consumo en nuestra casa

Si se nos funde una bombilla de bajo consumo hay que abrir inmediatamente las ventanas, ventilar la casa, y salir fuera como mínimo durante 15 minutos.

En mi caso estaba en el jardín, pero es verdad que el olor era muy desagradable y luego te empieza como a doler la cabeza un poco.

Es increible que no sepamos estas cosas. Tampoco es cuestión de ponerse histéricos y alertar a la gente pero por lo menos deberían de advertir en las etiquetas de las bombillas, que estas contienen un gas venenoso y altamente tóxico.

Por suerte no todo son malas noticias.
Ya hay en el mercado bombillas de bajo consumo ecológicas sin mercurio. Será cuestión de tiempo el que poco a poco las vayamos eliminando.