Filosofía gatuna


A veces viene bien ver la vida desde un punto de vista de total despreocupación, y olvidarse por un momento de los problemas, ambiciones, objetivos y demás historias que nos rondan por la cabeza.