Limpiar las cerdas del arco

El pelo del arco del violín está hecho de crines de caballo. Es una fibra natural que con el uso, el toque y el tiempo se va ensuciando y cogiendo una morroña que ennegrece las cerdas.
Sobre todo hacia el talón va quedándose una mezcla de pringue por el uso de la resina hasta el punto de que el contacto con la cuerda se resiente y ya no suena nada.


Pero hay una forma muy sencilla de limpiarlas para que se queden como nueva sin que haya necesidad de volver a encerdar el arco.

Con un bote de alcohol 96º normal del que se compra en la farmacia y un trapo se moja bien y se pasa una y otra vez con cuidado de no tocar la madera hasta que haya desaparecido lo negro y se haya quitado toda la resina.

Lo dejamos secar un par de horas o mejor una noche entera para que desaparezca todo el alcohol y ya lo tenemos.

Ahora hay que volver a darle bastante resina para que coja de nuevo el agarre necesario.