Merece la pena rellenar las capsulas Nespresso


El secreto del éxito de las cafeteras Nespresso está sobre todo en la calidad, rapidez y comodidad de su uso. Todo combinado con una buena campaña de marketing y publicidad que ha logrado calar profundamente en el consumidor dando esa imagen de producto bueno con ese toque exclusivo que puede estar al alcande de cualquiera.



Las cápsulas originales Nespresso pueden llegar a costar desde 0.40 hasta casi 1.00 euro cada una. Y si nos ponemos a echar las cuentas de que como medía cada persona puede llegar a tomar un par de cafés al día, vemos que fácilmente se podrían gastar hasta 300 euros anuales.



Por eso el negocio no está tanto en la venta de las cafeteras. Es la comercialización de las cápsulas que obligatoriamente tenemos que usar lo que genera grandes beneficios para la compañía.

La clave está en crear un producto barato que necesita consumibles caros.
Otro típico ejemplo son las impresoras de ordenador y los cartuchos


Por suerte todavía no se ha llegado al nivel escandaloso de obsolescencia programada en las cafeteras, aunque seguro que se está en ello y hay alguna cosa que deje de funcionar al llegar a un número de cafés hechos.

Ya ha sido tal la cantidad de cafeteras vendidas que la compañía ha negociado la cesión de los derechos de la patente para que otras comercializadoras puedan vender cápsulas compatibles sin problemas de derechos.

Así ahora encontramos en las estanterías de los supermercados más habituales una gran variedad de cápsulas que podemos usar en las cafeteras sin problemas.

Pero hay otra cuestión. Y es que también lógicamente hay gente que piensa en poder rellenar por uno mismo de alguna forma las cápsulas de café con café molido, y reutilizarlas, logrando que el precio por café sea más lógico.

Para eso necesitamos primero saber un poco cómo funciona el sistema Nespresso de las cafeteras  .
La cápsula lleva café molido en su interior y al meterla se presiona con unos pinchos que meten el agua caliente por su interior.

Por un lado se hacen tres orificios y por el otro sale el café a través de una rejilla perforante también.

Lo que hay que hacer para el rellenado de la cápsula Nespresso es recortar la tapita de aluminio con cuidado, limpiarlo todo y echar el café dentro apretándolo suavemente. Luego se vuelve a tapar con otro trozo de papel de aluminio y así queda lista para insertarla de nuevo en la cafetera.

Hay que hacer una marca con un rotulador en la cápsula para que al colocarla dentro quede en la misma posición y los injectores pinchen en el mismo sitio.

El rellenado de las cápsulas es fácil, pero el tema de quitar la tapa de aluminio es un poco engorroso y a los pocos usos se acaba rompiendo si no lo hacemos con delicadeza.

Aparte de que hay que manchar un montón y se acaban generando más suciedades que beneficios.

Al final yo creo que no merece la pena. Precisamente el sistema de cápsulas es para evitar manchar y hacer el café mucho más cómodamente, y con la posibilidad de comprar cápsulas Nespresso más baratas en los supermercados, ya prácticamente el coste compensa el trabajo.




En este video se muestra todo el proceso de reutilización de las cápsulas Nespresso, para el que lo quiera intentar.